La Tauromaquia


Toro en la corrida, ya abanderillado.
Foto tomada por Manuel González Olaechea y Franco.

La tauromaquia es una práctica de crueldad que atenta contra los derechos de los animales. No puede ser considerada, por tanto, como una manifestación cultural, artística o deportiva.

Además de tratarse de un espectáculo cruel que tiene como consecuencia el maltrato animal, también fomenta la actitud violenta en los espectadores.

En detrimento de quienes pretenden mantenerla como tradición podemos argumentar que no puede considerarse válida una tradición  si ésta implica la tortura y la muerte de un ser sintiente como es el toro. Los espectáculos cruentos no deben ser dignos de respeto.

La Ley 8/1991, de 30 de abril, de protección de los animales, en su artículo 5, establece:

“Se prohíbe la utilización de animales en peleas, fiestas, espectáculos y otras actividades que conlleven maltrato, crueldad o sufrimiento.”

Estos “espectáculos” conducen a  la tortura agónica del toro hasta su muerte, para disfrute de los espectadores, en un acto carente de sensibilidad y empatía hacia el dolor y el sufrimiento.

Previo a la corrida, al toro se le “prepara” para disminuir su capacidad física y se le somete a una situación de estrés que provoca un cambio en su comportamiento natural. Se le realiza a un afeitado, que consiste en cortar o limar la punta de los cuernos para que la lidia no resulte tan peligrosa.

Durante la lidia, el toro es sometido a una constante y agónica tortura con diversos instrumentos como las banderillas, la puya y el rejón, hasta que finalmente es dado muerte por el estoque, una espada de acero de 88 centímetros que atraviesa al animal.

Picador
Foto tomada por Manuel González Olaechea y Franco

La tauromaquia no debe ser financiada con dinero público, ya que una mayoría importante de ciudadanos estamos en contra de estos atroces y sanguinarios espectáculos. Un estudio realizado por la Fundación Altarriba muestra que las Administraciones Públicas gastan al año unos 564 millones de euros en subvencionar la tauromaquia.

Según un sondeo de opinión realizado en el año 2009, el 67% de los españoles no mostraban interés por las corridas de toros, cifra que ha seguido incrementando año tras año. Cada vez son más las personas que se manifiestan en contra.

En comunidades autónomas como Canarias y Cataluña  ya se han prohibido este tipo de espectáculos cruentos. Las corridas de toros fueron prohibidas en Canarias el 30 de abril de 1991 a partir de una Iniciativa Legislativa Popular. Por su parte, Barcelona lleva desde el 1 de enero de 2012 sin celebrar eventos de este tipo.

Autor: Fabio Alessandro Locati

Todos estos datos informan del escaso interés que recibe la tauromaquia y de la necesidad de no seguir perpetuando una práctica anacrónica y carente de sentido en una sociedad civilizada como la nuestra.

Autor: Kamil Macniak

¿QUÉ PODEMOS HACER?

1. No asistas a corridas de toros o cualquier otro evento taurino.

2. Muestra socialmente tu rechazo ante este tipo de espectáculos.

3. Informa y difunde acerca de su crueldad.

REFERENCIAS:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s