La Pesca Deportiva: la invisible agonía


La pesca deportiva es una actividad que se realiza por ocio o competencia cuya finalidad es únicamente lúdica. Está gestionada por las federaciones de pesca y las leyes regulan el uso de aparejos y el tamaño de las capturas.

Las distintas federaciones organizan concursos o campeonatos que consisten en una competición entre pescadores para ver quién caza más peces o de mayor tamaño.

Para ello, utilizan principalmente dos instrumentos: la caña y el carrete. Se puede pescar desde la orilla o en embarcación.

Para la pesca, utilizan de señuelo carnadas que pueden estar vivas.

Máquina expendedora de señuelos vivos. Fotógrafo: Frank C. Müller

El anzuelo de acero se clava en el pez y la zona del anzuelo llamada “muerte”, que es un saliente de metal en dirección opuesta a la picada del pez, evita que éste se suelte. Éste se engancha en el paladar, en la boca, y en ocasiones también en el cuerpo del pez.

En algunas modalidades, los peces, después de haber sido capturados y sacados fuera de su medio acuático,  son arrojados de nuevo al agua, pero llevan la herida del anzuelo y muchos no sobreviven y si lo hacen quedan con un grado de invalidez que puede ser permanente, lo que les matará igualmente.

LEGISLACIÓN:

Según el Artículo 12, en cuanto a Prohibiciones,  de la Ley de Pesca de Recreo:
En el ejercicio de esta modalidad de pesca marítima de recreo queda expresamente prohibido:
a) La utilización o tenencia a bordo de artes, aparejos, útiles o instrumentos propios de la pesca profesional distintos de los relacionados en el artículo anterior.
b) Interferir la práctica de la pesca profesional. A estos efectos, las embarcaciones deberán mantener una distancia mínima de 0,162 millas náuticas (equivalente a 300,024 metros) de los barcos de pesca profesional, salvo en pesca de túnidos con caña que la distancia será de un mínimo de 0,269 millas náuticas (equivalente a 500 metros) y de 0,080 millas náuticas (equivalente a 148,160 metros) de los artes o aparejos que éstos pudieran tener calados. Así como mantener una distancia mínima de 0,107 millas náuticas (equivalente a 200 metros) de la línea perimetral delimitadora de polígonos e instalaciones acuícolas.
c) El uso de más de dos carretes eléctricos por embarcación, cuya potencia máxima y longitud del sedal será establecida por orden del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino para cada una de las zonas de pesca recogidas en el artículo 2.
d) El empleo de cualquier medio de atracción o concentración artificial de las especies a capturar y, de forma expresa, el uso de luces a tal objeto, excepto el brumeo con pequeños pelágicos.
e) El uso o tenencia de cualquier clase de sustancia venenosa, narcótica, explosiva o contaminante.

CAPACIDAD DE SENTIR DOLOR:

Ante una amenaza, los peces reaccionan al igual que el hombre con síntomas que indican estrés: aumento del ritmo cardíaco, respiratorio y de liberación de adrenalina.

Los peces sienten dolor como cualquier otro animal. Su sistema nervioso no difiere demasiado del nuestro. Poseen neurotransmisores, como las endorfinas, que les hace responder ante situaciones de sufrimiento.

Según el biólogo marino Michael Fine, la mayoría de los peces vocalizan sonidos en respuesta al miedo cuando son perseguidos, asidos o pinchados.

El zoólogo Wïlliam Tavolga realizó experimentos que demostraban que los peces pueden sentir miedo y dolor.

En el año 2003, científicos de la Universidad de Edimburgo concluyeron que los peces muestran comportamientos asociados al dolor y movimientos para evitar éste cuando se produce, como el balanceo de sus cuerpos. Las neuronas en los cerebros de los peces mostraron un modelo parecido al de los humanos cuando experimentan dolor.

Por su parte, la conductista animal Temple Grandin afirmó que, aunque los peces carecen de neocórtex, son capaces de tener consciencia ya que «especies distintas pueden usar sistemas y estructuras cerebrales diferentes para tratar las mismas funciones.»

Pesca de salmón. Autor: Holger.Ellgaar

Las pesca deportiva es considerada una práctica cruel porque utiliza animales para un fin lúdico. En este acto que para el hombre resulta tan divertido, los peces son sacados de su hábitat acuático con la consiguiente agonía al no poder respirar y sufren las heridas de los anzuelos que en muchas ocasiones les producen la muerte.

Una vez capturados y fuera del agua:

1. Los peces sufren un choque térmico que en muchos casos, les produce la muerte.

2. Descompresión de la vejiga natatoria: Los peces que son sacados rápidamente  desde aguas profundas a la superficie muestran daños internos producidos por la distensión de la vejiga natatoria que ha sido sometida a fuertes variaciones de presión. Algunos efectos de la descompresión son vejiga natatoria inflada en exceso o rota, incapacidad del pez para sumergirse de nuevo, ojos protuberantes o fuera de las órbitas, embolia, profusión de órganos internos que salen por la boca, hemorragias internas y externas, y muerte.

La pesca también daña indirectamente otras especies de animales, como los pájaros. Estos sufren de heridas causadas por la ingestión de plomos y anzuelos.

 

REFERENCIAS:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s