La matanza de ballenas: vacío legal


Chassebaleine

La cruel caza de ballenas se remonta al menos al 3.000 A.C., pero la caza industrial con la matanza masiva de cetáceos tal y como la conocemos en la actualidad no aparece hasta el siglo XVII.

File:Cheynes whale.jpg

A principios del siglo XX, debido al uso de las nuevas tecnologías y al aumento en la demanda, la caza de ballenas empezó a ser indiscriminada y superó el límite de lo sostenible, lo que produjo un descenso cuatioso en las poblaciones de cetáceos.

File:Prince Albert I of Monaco and a sperm whale.jpg

Durante la década de los años treinta, más de 50.000 ballenas eran asesinadas cada año.

En el año 1986 la Comisión Ballenera Internacional prohibió la caza comercial para que las poblaciones  puedieran recuperarse. Sin embargo, algunas comunidades aún tienen autorización para continuar con la cacería de subsistencia, como parte de su cultura. Además, el artículo VIII de la Convención que reglamenta la caza de la ballena también permite la cacería con fines científicos.

File:Gevangen potvis.jpg

La caza científica ofrece información pobre e inconclusa, como demuestran los innecesarios estudios sobre el contenido estomacal del roncual sei, ya que solo ofrecen datos sobre el consumo reciente y no datos reales sobre la auténtica dieta del animal.

File:Hvalfangstmuseet 2.jpg

Otro tipo de estudios pretenden obtener información sobre el papel que algunas especies de cetáceos tienen dentro del ecosistema. Sin embargo, obtener datos de este tipo acerca del sexo, la edad o los niveles hormonales, se pueden lograr con exámenes de sangre y biopsias, sin la necesidad de matar a los cetáceos.

File:Caza de ballenas en Bequia (San Vicente y las Granadinas).jpg

Caza de ballenas en Bequia (San Vicente y las Granadinas)
Autor: Cowbell Solo

  

Es durante el mes de diciembre que los balleneros parten hacia la Antártida para el comienzo de las cacerías. Los productos que se obtienen de la industria ballenera son principalmente el aceite (para uso industrial sobre todo), el espermaceti (empleado en cosmética), el ámbar gris (el más valioso de los productos, usado como fijador de perfumes), etc. En cuanto a la carne,  los datos hablan por sí mismos: solo el 1.7% de la carne que se consume en Japón es de ballena.

En la actualidad, solo Japón, Islandia y Noruega continúan con la pesca de cetáceos. Estos países matan especies protegidas y en peligro incluso en zonas que la CBI ha designado como santuarios. La agonía de una ballena puede durar entre 90 y 130 minutos después de que se le disparen arpones explosivos al cerebro.

File:Bucentaur med hval - Bellsund 1906-08-17.jpg

Las matanzas de ballenas por Japón ha recibido críticas en todo el mundo. Australia, sin ir más lejos, denunció al país ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, al considerar que el motivo de la pesca es exclusivamente una caza comercial encubierta. En este aspecto, todos los grupos ecologistas parecen coincidir. El Comité Científico de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) nunca solicitó estudios científicos ni aseguró que necesitara dichos datos.

File:Faroe whale massacre.jpg

Japón abandonó la caza de ballenas en 1986 por una moratoria internacional, pero la retomó en 1987 por un programa con fines científicos autorizado por la CBI (Comisión Ballenera Internacional) y comenzó su cacería en la Antártida en nombre del Instituto de Investigación de Cetáceos.  Los japoneses aseguran que su objetivo es investigar el ADN y contenido de los sistemas digestivos de estos cetáceos. Los datos, parecen demostrar lo contrario.

File:Megaptera novaeanglia jumping.jpg

A Japón incluso se le acusa de una política corrupta de compra de votos en la CBI para impedir la creación de un nuevo santuario en el Atlántico Sur.

El 31 de marzo de 2014 LA CORTE INTERNACIONAL PROHÍBE LA CAZA DE BALLENAS EN JAPÓN:
La Corte ha pedido a Japón la revocación de los permisos del programa Jarpa II, iniciado en el 2005, por no ajustarse a los fines científicos exigidos por las leyes internacionales; en concreto, por el artículo VIII de la Convención Internacional para la Reglamentación de la Caza de Ballena (ICRW)

File:Anti-whaling.jpg

Autor: Takver

  

Sea como sea, aún queda mucho vacío legal al respecto y estos países siguen desafiando abiertamente las resoluciones de la CBI e intentan por todos los medios poner fin a dicha derogatoria. El único fin real de la matanza de ballenas es el comercio lucrativo.

 

REFERENCIAS:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s