Los grandes primates amenazados por la sobreexplotación de los recursos naturales


Fotografía: Fiver Löcker

La insostenible explotación de los recursos naturales que afectan al hábitat de los grandes primates, especialmente en África y en Asia, preocupa por la rapidez con la que está aumentando.

Hay tres causas principales de la devastación de estos hábitats que, de no detenerse, llevará a la inevitable extinción de los animales: el desarrollo global, el aumento de infraestructura y la extracción de las industrias (madera, petróleo, minerales y gas, principalmente). El desarrollo de carreteras y vías férreas es una de las causas que más destruye el hábitat de los grandes simios, muchos de ellos en peligro crítico. Los chimpancés, gorilas, orangutanes, gibones y bonobos son especialmente vulnerables ya que sus hábitats cruzan codiciados recursos naturales.

File:Orang-utan bukit lawang 2006.jpg

Los expertos predicen que siguiendo al ritmo actual, el desarrollo humano habrá impactado negativamente para el 2030 en el 90 por ciento del hábitat de los primates en África y el 99 por ciento en el de Asia.

Otra de las grandes amenazas a los simios es el tráfico. Las redes criminales mantienen estrechas relaciones con las autoridades corruptas, según informa el Japan Times, para mantener un comercio en el que muchos de los animales se convertirán en esclavos domésticos, artistas explotados, decorando el mobiliario de una casa, sometidos en un circo o encerrados en la jaula de un zoo de por vida.

File:Pongo pygmaeus.jpg

Copyright: OpenCage

El Japan Times cita un informe de la ONU y de la Interpol donde se expone que entre 2005 y 2011, 22.000 grandes simios habían sido “esclavizados”. Sin embargo, aún son muchos más los que son asesinados en el proceso de captura de una cría, donde unos 10 monos son despiadadamente asesinados en cada captura.

Por otra parte, la destrucción del hábitat provoca que los animales tengan que desplazarse a otros lugares, acercándolos cada vez más a las regiones donde vive el hombre. Esta proximidad provoca la propagación de enfermedades infecciosas al mismo tiempo que aumenta la probabilidad de una epidemia, que afecta a los primates tanto como al hombre; los monos son especialmente vulnerables a enfermedades como el Ébola, la sarna, la tuberculosis, sarna y el sarampión, enfermedades que pueden llegar a diezmar su población.

File:Lr new best bonobo pics20.jpg

Pero ¿qué podemos hacer para ayudar a proteger a los primates? Ahí van algunos consejos:

1. Reducir la cantidad (y proximidad) de los turistas que quieran observar a los animales en su hábitat natural. Esto los protegerá de enfermedades infecciosas.

2. Apoyar económicamente a las comunidades locales que viven cerca de estos hábitats. De esta manera, las comunidades locales no recurrirán a la caza y comercio de los animales.

3. Continuar con programas de conservación y concienciación.

4. Reducir el consumo de productos y materiales que crean una fuerte demanda y que llevan a la sobreexplotación de los hábitats. Por ejemplo, no comprar productos de aceite de Palma ayudará a proteger el hábitat de los orangutanes.

Dibujo sin título (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s