Síndrome de Noé


pla

  ¿Dónde está la línea que separa al rescatista del acaparador de animales?

  La Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad a los Animales (ASPCA) estima que hay hasta 6.000 nuevos casos de acaparadores de animales cada año, afectando a unos 250.000 animales.

  Este fenómeno se conoce como Síndrome de Noé.

  Es un trastorno que desdibuja la realidad. Las personas que lo padecen no tienen una percepción real del daño que hacen a los animales. Ellos creen que ayudan a los animales y que cualquier situación es mejor que el estar abandonado y viviendo en la calle. Creen mantener el control de una situación que se les escapa de las manos.

pla2

  ¿Cómo detectar cuando una persona padece Síndrome de Noé?

  Cuando la acaparación de animales afecta al bienestar de estos y no se reconoce: Incapacidad para alimentar a los animales adecuadamente, para ofrecerles un refugio adecuado, limpieza y atención veterinaria.

  No hay que confundir a estas personas con aquellas que, teniendo muchos animales, les profesan los cuidados adecuados.

  En el siguiente vídeo se muestra un ejemplo del Síndrome de Noé, donde se hace mención al caso de Barbara Erickson y sus 552 perros.

  Estas personas suelen tener ciertas cualidades en común: depresión, demencia, trastorno obsesivo compulsivo o trastornos del apego; o bien han sufrido una pérdida traumática.

  El acúmulo de cada vez mayor número de animales hace que su atención se vea deteriorada. Los animales viven hacinados o en jaulas, decaídos, desnutridos, con malas condiciones higiénicas, infestados de pulgas u otros parásitos, y transmitiéndose enfermedades los unos a los otros. En casos extremos, se pueden encontrar incluso hasta cadáveres de animales en estado de putrefacción.

  Estas situaciones suelen empeorar con el tiempo y su tasa de reincidencia es casi del 100%. Las personas con Síndrome de Noé necesitan ayuda psicológica. Los animales que están su “cuidado” necesitan mejores condiciones de vida.

pla3

  ¿Qué podemos hacer?

  • Asegúrate cuando vayas a adoptar a un animal de mirar en qué condiciones se encuentra. Desconfía si no te permiten ver el refugio o el lugar donde mantienen a los animales.
  • Trata a la persona de forma amable, sin acusaciones ni críticas. Piensa que ellos no son conscientes de la realidad en la que mantienen a los animales. Son negacionistas y desconfiados.
  • Intentar buscar ayuda psicológica para la persona. Sin ayuda, el problema no se solucionará y la persona seguirá recogiendo y acumulando animales.
  • Intentar rescatar a los animales (buscándoles familias de acogida y/o adopción) o contribuyendo a su cuidado hasta conseguir lo primero (alimentos, desparasitantes, atención veterinaria, etc.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s